GUATEMALA - Volcan de Fuego - Volcán de Agua

By Adrian Espinoza

Todo empezó con esta fotografia. Estábamos caminando por las calles de la antigua Guatemala, cuando de repente veo una combinación de colores en el cielo; una columna de nubes negras, mezcladas con azul/gris y rojo. Me parecía un espectáculo increíble, le pregunte a uno de los locales a que se debía ese fenómeno; a lo cual me contesto... - ¡Es el volcán de Fuego que esta en erupción desde hace unos días!. Me detuve un momento para analizar lo que me habían dicho. ¿Estoy cerca de un volcán en erupción? Recordé las historias que me contaban mis familiares de la ciudad de Armero, la cual había sido destruida por un volcán. Combinaba la emoción, con un poco de miedo ya que nunca había presenciado algo de tal magnitud. -Esta activo hace varios años pero últimamente ha tenido mas actividad que nunca. Esta semana hay muchos turistas subiendo a verlo, debería ir es un muy buen espectáculo.

Cayo la tarde y con la oscuridad se podían divisar rayos y se escuchaba como la tierra rugía. No podía sacarme tal momento de la cabeza. Fui al hostal y pregunte acerca del Volcán; me dijeron que en la mañana salía una expedición para acampar frente al imponente fenomeno. Corrí a nuestra habitación y le dije a mis compañeros de viaje:¡Mañana salimos hacia el Volcán!.

Salimos temprano y nos subimos a la van en un recorrido de una hora y media. Sentía mucha emoción, me creía completamente un expedicionario. Llegamos a la falda de la montaña donde no se veía nada y tampoco se escuchaba nada; !el gigante se había calmado!. Nos entregaron una carpa, un sleeping, una bolsa con alimentos; compramos una garrafa de agua de cinco litros cada uno, compre un par de guantes para el frío e iniciamos el ascenso.

La primera hora todos suben con una actitud de campeones, pero a medida que pasan los minutos varios se debilitan física y mentalmente. Es una caminata de 10 horas para llegar a la zona del campamento y se realizan cuatro paradas de veinte minutos cada una. El peso de la carpa, el sleeping, los litros de agua, tu maleta con tu ropa, empiezan a pasar la cuenta de cobro. Pasos cada vez mas lentos, terreno cada vez mas difícil, el sudor cada vez mas presente, el equipo tallando el cuerpo, la altura contraatacando, la comida es racionada y por supuesto no hay donde comprar nada. Eso si la vista es una pasada.

Después de tantas horas de caminar y aguantar sin haberlo visto en todo el recorrido; PUM!!! te chocas con el gigante y en ese momento, en ese hermoso momento; todo vale la pena. TODO!

El frio en ese punto es muy fuerte, los vientos golpean sin piedad. Llegamos cerca del atardecer, por lo que debíamos armar el equipo de camping y alistarnos para pasar la noche. A medida que el sol se ocultaba la temperatura disminuía, mi cuerpo temblaba demasiado. Hicimos una fogata para calentarnos y poder preparar sopas instantáneas que llevábamos. ¡Nadie quería separarse de la fogata!

No podre describir lo que senti en ese preciso momento... Cuando la luz cae, el cielo se pinta con cientos de estrellas, el aire te alimenta, los sonidos de la tierra te estremecen y el color de la lava te enmudece. Es un rojo con naranja resplandeciente, no había visto un color tan hermoso en la vida. Me daba mucho miedo cada movimiento interno de la tierra, que evaporaba gases y creaba rayos sobre la boca del gigante. Un espectáculo majestuoso digno de ser presenciado, de ser documentado y de ser suspirado. Pasamos la noche frente al fuego contando historias de viaje, intercambiando idiomas y viendo el crater emanar lava. Escuche cientos de veces al gigante gritar, y perdi la cuenta de las estrellas fugaces que pasaron frente a mi.

Nuestro guia nos anuncio que los que quisiéramos subir en la madrugada a la cima de la montaña lo podríamos hacer para observar el amanecer, para tocar las nubes con las manos. Por supuesto era algo que yo no me podia perder, así que decidi estar listo para llegar hasta el final.

¡Subiendo de nuevo! Las circunstancias eran peores, el frio se habia multiplicado, estaba oscuro asi que era muy difícil ver por donde se pasaba; la cima era mucho mas empinada lo que requeria un esfuerzo fisico mayor y la altitud que hacia de las suyas en algunos que no lograron avanzar. Pero al final llegamos a la cima, me sentia unico, poderoso, grande. Pero al mismo tiempo me sentia como un granito de arena, tan pequeño frente a una vista tan potente.

La temperatura era extremadamente baja, mi nariz y mis manos se congelaban, ya que los guantes que había comprado en la falda de la montana se me habían caído en la fogata el dia anterior... gran error!!

Pero una vez empece a ver los rayos del sol tratando de escaparsen del horizonte, me volvi a olvidar de todo. Alguien había realizado un show sin igual, habían preparado los cambios de colores y tonalidades, la orquesta musical estaba lista con todos sus instrumentos de vientos; los trazos del artista eran muy delicados, habían bordado un paisaje magistral. Y yo!!! yo tenia una entrada preferencial, estaba en primera fila, cerré mis ojos, respire profundamente y me adentre...

Este era yo!!!... Conquistando el mundo por pura casualidad. En la mitad de la nada. Ahí! Ahí estaba yo! En la mitad de dos fuerzas imparables. Cielos Vs. Volcan.... Sintiendome mas pequeño que nunca...

El recorrido

Galería

No olvides

  • No boten los guantes. :)
  • Las temperaturas son muy, muy bajas.

Etiquetas

Guatemala

Más aventuras